Gregory Frank Harris: Vida Rural y Tardes de Té en el Jardín

Las pinturas del artista americano Gregory Frank Harris son bellas, inspiradoras y muy luminosas. Mis favoritas son aquellas que retratan las actividades que desarrollan las personas en los entornos naturales.

El artista muestra en sus pinturas muchas escenas de las faenas necesarias que deben realizarse en el campo durante la temprana primavera, el verano y a principios de Otoño en la época de las cosechas.

Vemos a familias completas participar de este necesario proceso, fundamental sin duda para la propia economía y subsistencia.

Si bien es cierto que la tradición del té de la tarde es adoptada por las familias inglesas más adineradas durante el siglo XVII en occidente, sería agradable imaginar que las chicas que tan arduamente han participado de los duros trabajos de la vida rural también puedan vestir hermosos vestidos, visitar a sus amistades y disfrutar de una tarde de té en el jardín, de vez en cuando.

Sin embargo, creo que no es así porque beber té con toda la ceremonia que implica, no les interesa a las personas de las zonas rurales, pues ellos privilegian bebidas más potentes y comidas altas en carbohidratos y proteínas para sostenerse con energía durante sus largas y agotadoras jornadas de trabajo.

Entonces, dejemos a las damas de ciudad que disfruten de sus tardes de verano en compañía de amistades en torno a la mesa del té en el jardín.

Pues, sabemos que durante la época en la que el artista ambienta sus pinturas, siglo XIX y principios del XX, la vida no era nada fácil. Algunas instituciones, tales como la Iglesia y el matrimonio controlaban mucho más a las personas, especialmente a las mujeres.

Por lo tanto, darles ese respiro de té social debe haber sido para ellas un necesario y absoluto alivio.

Gregory Frank Harris nació en el sur de California. De madre pintora y padre minero. Comenzó a dibujar y esculpir en barro a la edad de cinco años. A los ocho años comenzó a cantar y tocar el piano de oído. Durante sus años de estudios primarios y secundarios, siempre tomó clases de arte y música.

Se traslada a la Costa Oeste donde inicia sus estudios formales de arte en la Art Students League de Nueva York, en 1985.

Luego se muda a Duxbury, Massachusetts.

Más tarde, se mudó a Santa Fe, donde reside y trabaja en la actualidad.

Los óleos y pasteles de Gregory Frank Harris son ventanas hacia otro tiempo y lugar, revelando una variedad de influencias de La Escuela de Barbizon, de los pintores de la Belle E’poque y del impresionismo francés y americano.

Su técnica con un dominio absoluto de la pintura “au plein air”, de pincelada fluida y expresiva, y un dominio total en su paleta de colores.

Es experto en evocar tiempos pasados, un mundo absolutamente romántico y de suave belleza, de muselinas y dorada luz sobre campos y flores

Él puede llevarnos, desde las elegantes calles parisinas de fines del siglo XIX, una ciudad con sombreros de copa, carruajes y crinolinas, hasta las luminosas playas bañadas de sol y los acantilados azotados por el viento de Normandía.

Imagenes: trianarts.com

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s